Todo lo que necesitas saber sobre la fotografía de producto

Fotografía de producto

Debería empezar definiendo que es la fotografía de catálogo, pero precisamente por eso quiero escribir este blog. Porque en el tiempo que llevo tratando con clientes me he dado cuenta que hay varios tipos de fotografías de catálogo.

Si definimos fotografía de catálogo es la fotografía que se hace al producto sobre un fondo neutro, donde lo que se busca es que se vea bien las características del producto y poco más.

Pero cada cliente que llegaba a mi estudio, tenía alguna peculiaridad a la hora de pedirme su fotografía de catálogo. Y esto me hizo ponerle nombre a los distintos tipos de fotografías según el uso que le iban a dar.

Tipos de fotografía de catálogo o E-Commerce:

Fotografía de catálogo para supermercados:

Aquí podemos dividir en productos con o sin packaging como las verduras, si fotografiamos el packaging buscamos que se vean bien la etiqueta donde describe sus propiedades y los que no tienen paquetes como frutas y verduras buscamos que se vea el producto sano y fresco.

El objetivo de esta fotografía es que el cliente se lleve el producto a la cesta de la compra.

Fotografía de catálogo gourmet:

Selecciono estos productos por su proceso de elaboración, los productos gourmet tienen un especial cuidado en su producción y elaboración. Por eso es necesario enseñarlo al público de una manera gourmet. De una manera más elaborada, más cuidada. Por ejemplo, podemos acompañarlo el producto de su reflejo.

El objetivo de esta fotografía es mostrar toda la textura y color del producto. Mostrar que hablamos de un producto gourmet.

Fotografía Marketplace:

Esta fotografía es la que veis en grandes tiendas o distribuidoras online como AMAZON. Su gran peculiaridad es que se fotografía por todas sus partes para que el posible comprador lo vea bien. También la fotografía que ahora tenemos en alza, la fotografía 360º, que se consigue con muchas fotografías.

El objetivo de este tipo de fotografía es hacer sentir al usuario como si lo viera en una tienda física.

Fotografía de catálogo para Redes Sociales:

Este nombre es de cosecha propia, los clientes empezaron a pedirme fotografías de catálogo, pero con algún atrezzo, no pedían un bodegón muy elaborado, pero sí una fotografía con fondo blanco que se viera el producto y algunos ingredientes.

Ni era bodegón ni catálogo, era algo entre los dos. Era para poder darle los dos usos. Y me pareció gran idea y además muy recomendable para aquellas marcas que empiezan y no pueden invertir mucho.

Fotografía de catálogo LIFESTYLE:

Aunque parezca contradictorio, en los catálogos también entra el lifestyle, el simple hecho de meter una mano en la foto ya es lifestyle. Este tipo de fotografía es como la anterior. Una fotografía intermedia entre el catálogo y el lifestyle.

Cosas a tener en cuenta a la hora de crear estas fotografías.

Hay varias cosas que debemos tener en cuenta a la hora de crear estas fotografías.

El diseño:

Cuando vas a crear tu catálogo, tienes que hacerlo con cierta coherencia y siguiendo las pautas de tu marca. Entonces el diseño y la fotografía tienen que seguir esas pautas y ambos tienen que ponerse de acuerdo en cuestión de color, tonos, iluminación…

Marcas de agua:

Esto es algo muy importante y pasa desapercibido en un montón de ocasiones. Yo, como fotógrafa jamás puedo entregarte el trabajo con mi marca en tus fotos, porque distraerá al usuario.

Y tú como creador del producto lo mismo. Ya se verá tu marca en etiqueta.

Deja que sea tu producto el que hable de tu marca y de tu producto.

Cantidad:

Si vamos a fotografiar verduras o cualquier producto que sea a granel, debes reflejar en la fotografía que cantidad de tu producto le va a llegar a tu cliente, te pongo un ejemplo. Si vas a acompañar una fotografía de su precio, y el precio es por kilo. En la fotografía debe salir el kilo de tu producto. Si en la fotografía parece que hay menos tu producto puede parecer caro.

La importancia de este tipo de foto.

Esto lo quiero explicar con un ejemplo, un ejemplo por el que todos hemos pasado y seguimos pasando y por eso pienso que será la forma más sencilla de entenderlo.

Imagínate que estás buscando unos zapatos en internet, pones zapatos de tacón o zapatos de salir o el tipo de zapato que quieras comprar, salen infinidad de marcas y todas con sus fotografías.

PRIMERO PINCHARÁS EN EL ZAPATO QUE SEA UNA FOTOGRAFÍA PROFESIONAL Y CUIDADA.

¿Por qué? porque la fotografía profesional hará que el producto se vea con su textura, con su color real, con su tamaño real y al darle toda esta información hace sentir al comprador que ya conoce el producto.

Y por eso hace clic, porque al sentir que ya conoce el producto quiere saber más.

Un aliado más para la venta de tu producto.

La fotografía profesional es parte de la estrategia de marketing de tu marca, cuando tienes el producto y el diseño definido tu siguiente paso debe ser la fotografía de catálogo profesional para poder incrustarlo en tu web, tienda online o Redes Sociales.

Hemos hablado en el apartado anterior que la fotografía de catálogo profesional hace que tu cliente quiera saber más.

Porque piensa que ya conoce el producto y crea confianza entre tus seguidores.

Al crear esa confianza ya estás creando un impacto positivo entre tus seguidores, este impacto positivo consigue diferenciarte de tu competencia.

Y todo esto acompañado de su buena estrategia de marketing se resume en un aumento de ventas.

Otras disciplinas como el still life o bodegón creativo para acompañar esa foto catálogo.

Cuando ya has fotografiado tu producto para enseñarlo en tu web o en tu tienda online para remarcar todas sus propiedades, textura, color y demás, es la hora de la emoción.
De explicarle a tu cliente los beneficios que tiene el comprar tu producto.

De poner en situación a tu cliente, imaginándose que está ya con el producto en sus manos.

Eso se consigue con el bodegón creativo o still life, en este tipo de fotografías, los fotógrafos ponemos en práctica las técnicas de composición, iluminación y el color para darle vida a tu producto.

Imagínate que vendes vino, si quieres mostrar que tu bodega es de las más antiguas de España puedes usar colores marrones y negros con luz suave.

Si por lo contrario quieres vender un vino joven, puedes buscar colores más vivos y luz dura.

En este tipo de fotografía, haremos sentir a los potenciales clientes nuestra intención de venta.

Con la llegada de Redes Sociales el bodegón creativo ha tenido un gran crecimiento, cada vez más marcas disponen de un fotógrafo profesional para que le hagan este tipo de contenidos con regularidad.

Y ahora que sabes algo más de la fotografía de catálogo me gustaría decirte como aconsejo a mis clientes a la hora de empezar a crear el contenido visual.

Siempre empiezo con fotografías de fondo neutro donde resalto la textura, para que el cliente vea el detalle del producto. Después hago contenido para Redes Sociales, con el atrezzo adecuado para enseñarle al cliente los beneficios de un producto. Y me gusta terminar con bodegones más elaborados como el “fly food” (técnica avanzada donde salen los ingredientes volando), una forma buena de impactar al cliente y enseñarle todos los clientes del producto.

POST COLABORATIVO CON: La Fotógrafa de Producto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Qué vas a encontrar aquí:

ACADEMIA

¿Quieres leer otras entradas?

Scroll al inicio